Artículos imprescindibles de la Convención sobre los Derechos del Niño Ley No 23.849

Si hay un reclamo auténtico, es el respeto por las leyes que protegen a los seres en crecimiento y no dejarlos a la intemperie ni postergados para un mañana inexistente.

Desde el 27 de septiembre de 1990 se sancionó en nuestra Argentina los 54 artículos de la Convención sobre los Derechos del Niño. Fue promulgada de hecho el 16 de octubre del mismo año e incorporada el 22 de agosto de 1994 a la Constitución Nacional , dentro del artículo 75 (inciso 22). De aplicarse esta ley, se evitaría la mayor injusticia humana: bloquear el crecimiento y desarrollo de los niños abortando sus derechos más legítimos.

Las leyes deben ser normas jurídicas nacidas de prácticas sociales legítimas. En cada contexto sociocultural se aplica con mayor o menor intensidad, pero esta en particular defiende el ciclo vital y el futuro de la humanidad. Desconocer esta ley no solo diagnostica el riesgoso estado de Anomia ( Durkheim) sino que altera la embriología de toda convivencia pacífica.

La Convención considera niño a todo menor de 18 años. Explicita un abanico de compromisos: desde " combatir las enfermedades, suministrar alimentos nutritivos y agua potable salubre" ( artículo 24), hasta " velar porque los medios de comunicación social le hagan llegar la información que tenga como finalidad promover su bienestar social, espiritual y moral y su salud física y mental ." (artículo 17) . Contempla el derecho a ser registrado inmediatamente después del nacimiento ( artículo 7) y el de preservar la identidad... A no ser separado de sus padres contra la voluntad de éstos (artículo 9) incluso cuando los miembros de la pareja parental divorciada residan en Estados diferentes: ambos tienen derecho a mantener periódicamente salvo en circunstancias excepcionales, relaciones personales y contactos directos ( art. 10).

Amplía la convención su mira preservando " el derecho a la libertad de expresión, de buscar, recibir y difundir información... (art. 13). Los derechos de los padres o tutores de impartir dirección al niño en el ejercicio de su derecho , conforme a la evolución de sus facultades ( art. 14 ). A no ser objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra o su reputación . (art. 16)

El artículo 27 reconoce el derecho de todo niño a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social. Los Estados Partes adoptarán las medidas apropiadas para ayudar a los padres y a otras personas responsables por el niño a dar efectividad a este derecho y en caso necesario, proporcionarán asistencia material y programas de apoyo, particularmente con respecto a la nutrición, el vestuario y la vivienda. Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para asegurar el pago de la pensión alimenticia por parte de los padres u otras personas que tengan la responsabilidad financiera por el niño, aunque vivan en el extranjero.

El derecho del niño a la educación está contemplado en el artículo 28 donde el inciso c especifica: Hacer la enseñanza superior accesible a todos sobre la base de la capacidad, por cuantos medios sean apropiados. En el artículo 29 se insiste: La educación deberá estar encaminada a: a) El desarrollo de la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta su máximo potencial. En el punto c) aparece el compromiso del desarrollo del respeto de los padres del niño, de su propia identidad cultural, de su idioma y de sus valores, de los valores nacionales del país que vive, del que sea originario y de las civilizaciones distintas de la suya. d) La preparación del niño para una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de origen indígena. e) El desarrollo del respeto del medio ambiente natural.

Artículo 37: La detención, encarcelamiento o prisión de un niño se utilizará tan solo como medida de último recurso y durante el período más breve que proceda. En el inciso c) aclara: Todo niño privado de libertad será tratado con la humanidad y respeto que merece la dignidad inherente a la persona humana, de manera que se tengan en cuenta las necesidades físicas, sociales, culturales, morales y psicológicas de las personas de su edad.

Artículo 31: Contempla el derecho al descanso, esparcimiento, juego y actividades recreativas apropiadas para su edad. Artículo 34: compromete a proteger al niño contra todas las formas de explotación y abuso sexual. (La prostitución infantil no debiera existir pero se considera el negocio más redituable y fácil).

Descargar artículos
Convención sobre los Derechos del Niño